Cómo encontrar y usar citas en historias científicas

 

Este artículo fue traducido por Rodrigo Pérez Ortega y editado por Debbie Ponchner.

Cuando Alexandra Witze estaba escribiendo una historia en julio de 2021 sobre el controvertido debate sobre si se debería cambiar el nombre del telescopio espacial James Webb de la NASA, habló con docenas de fuentes que tenían muchas opiniones sobre el tema. Para asegurarse de que esa diversidad de opiniones quedara capturada, seleccionó cuidadosamente citas de numerosas fuentes. Entrevistó a tres astrónomos —Peter Gao, Saurabh Jha y Johanna Teske— y todos indicaron que, en su opinión, el telescopio debería cambiarse de nombre.

Witze, una periodista que vive en Boulder, Colorado, mencionó a los tres astrónomos en su historia, pero usó una cita de solo uno de los tres, Peter Gao. Ella eligió hacer esto porque, si bien los otros dos entrevistados le hicieron comentarios similares a Gao de que pensaban que el telescopio debería cambiarse de nombre, también ofrecieron detalles adicionales, como posibles nombres alternativos para el telescopio. Así que Witze parafraseó sus citas para enriquecer la historia sin convertirla en una larga serie de citas. “No quería que la gente dijera exactamente lo mismo”, dice Witze. “Tuve que trabajar muy duro para evitar eso”.

Después de realizar entrevistas, los periodistas suelen tener mucha información y citas para elegir. Decidir qué citas usar es un paso clave en el proceso de redacción y requiere habilidad y pensamiento cuidadoso. Las citas cumplen muchas funciones diferentes en las historias científicas. Pueden presentar la opinión de una fuente, dar información objetiva o contexto sobre cómo se realizó un estudio o sobre sus resultados, sugerir una metáfora o analogía para explicar un concepto o proceso, o expresar por qué es importante un descubrimiento científico.

El número, la extensión y el tipo de citas que utilices variarán dependiendo de si estás trabajando en una nota o en un reportaje. Pero una cosa es constante: las citas siempre deben tener un propósito, y ese propósito es reforzar la idea principal de tu historia.

 

Las citas expresan emociones

La ciencia es un proceso humano, realizado por personas. Sin embargo, los artículos científicos tienden a escribirse en voz pasiva y rara vez brindan a los científicos la oportunidad de expresar emociones o su personalidad. El periodismo es diferente. Los periodistas científicos pueden usar citas para humanizar el método científico y dar vida a la lucha, el trabajo duro y la alegría de ser un investigador.

“Es la única vez que escuchamos [a los científicos] hablar con sus propias palabras”, dice Witze. “El propósito [de las citas de los investigadores] es enriquecer la historia al permitir que se escuche la voz de las personas cercanas a la acción”.

En una historia de 2021 en The Guardian de Oliver Franklin-Wallis sobre el desarrollo de la vacuna COVID-19 de Oxford/AstraZeneca, esta cita de Cath Green, directora de una instalación de biomanufactura clínica, captura la emoción de cuando su equipo logró cultivar pequeñas cantidades de ADN de coronavirus en material suficiente para producir vacunas de prueba:

“Hay una etapa en la que tienes que centrifugar el material a través de un gradiente y todo [el material] de vacuna se alinea en una capa. Puedes verlo. Kathy, parte de mi equipo de producción, salió y dijo: ‘¡Mira a estos bebés!’. Nosotros dijimos, ‘¡Dios mío!’ Ese fue el día en que supimos que teníamos suficiente, y que podíamos introducirlo en el brazo de alguien en tres semanas. Eso fue genial. Lo recordaré siempre”.

Las citas ofrecen una ventana a la vida emocional interior de las personas —sus sentimientos, reacciones y sensaciones físicas— dice la periodista científica Shayla Love, redactora sénior de Vice News radicada en Brooklyn. Esto incluye a los investigadores, como muestra el ejemplo anterior, así como a las personas a las que su investigación podría afectar.

En las historias de temas de salud, las citas de personas que viven con una condición o enfermedad en particular ayudan a transmitir su experiencia subjetiva. “Me parece que es mejor escucharlo directamente de ellos”, dice Love. “En lugar de resumir lo que están pasando o pensando, les dejo hablar por sí mismos”.

En una historia de 2020 sobre pedofilia, por ejemplo, citó a un hombre con el seudónimo de Joseph Parker que describió cómo su condición afectaba su sueño:

“Tan pronto como trataba de liberarme de la vigilia, mi mente se hundía en la piscina de energía sexual y sentía esta horrible sensación de alegría y felicidad hacia los niños”.

Esta cita, por muy perturbadora que sea de leer, expresa los sentimientos de la persona de una manera que no podría hacerlo un resumen elaborado por un periodista. Las citas brindan acceso a las experiencias vividas de personas a las que nadie más tendría acceso, dice Love, a menos que ellos también estén experimentando lo mismo.

 

Las citas proporcionan detalles o contexto

Los periodistas pueden utilizar citas para contextualizar por qué un estudio es importante, por qué se está realizando de una manera particular o qué significan los resultados para el resto del mundo. Por ejemplo, en una historia de STAT de Megan Molteni, Yadong Huang, coautor de un estudio sobre la prevención de la enfermedad de Alzheimer, dijo:

“Desarrollar nuevos objetivos farmacológicos para la enfermedad de Alzheimer requiere mucho tiempo y dinero, por lo que queríamos encontrar una forma más rápida de hacer llegar los medicamentos a los pacientes”.

El científico elabora más en otra cita:

“Hay muchos cambios celulares y moleculares en los pacientes con enfermedad de Alzheimer además de las placas, pero por lo general no hablamos de ellos”, dijo Huang. “Estos resultados sugieren que para tratar la enfermedad de Alzheimer probablemente no deberíamos apuntar solo a uno o dos, sino a múltiples genes y múltiples vías involucradas en la enfermedad”.

Las citas también pueden proporcionar una “imagen más amplia” de por qué un estudio científico es importante. Por ejemplo, en una historia de Nature sobre la misión del róver Perseverance de la NASA en Marte, Witze citó a la geóloga planetaria Vivian Sun del Laboratorio de Propulsión a Chorro en Pasadena, California. La cita resume la inmensa ambición de esa misión:

“Perseverance será el primer róver en buscar la respuesta a las preguntas pendientes que no hemos podido abordar con otros róveres: ¿había vida en Marte y podemos encontrar pruebas de que solía haber vida?” dice Sun.

 

Las citas presentan opiniones

La investigación rara vez es solo algo blanco o negro. Los investigadores tienen opiniones y puntos de vista sobre temas que el periodismo científico puede destacar, ayudando a los lectores a comprender la ciencia como un proceso humano, sujeto a debate e interrogación.

En una historia reciente sobre la aprobación histórica de la primera vacuna contra la malaria, la reportera de Nature Amy Maxmen citó a una científica llamada Badara Cisse, quien expresó su escepticismo sobre si el apoyo público a la vacuna sería suficiente, dado su nivel de efectividad.

“Respeto a los investigadores involucrados en este gigantesco esfuerzo, pero la realidad es que se ha invertido tanto dinero en esta vacuna, incluso cuando los resultados de los estudios son decepcionantes…. No creo que una vacuna con un 30% de efectividad sea aceptable para los estadounidenses”.

En otro artículo de Nature, Gayathri Vaidyanathan citó a dos científicos que expresaron sus pensamientos personales sobre la ambiciosa promesa de cero emisiones de carbono de la India hecha en la reunión climática COP26 en Glasgow:

“Es un objetivo ambicioso”, dice Apurba Mitra…. “Ha puesto a las emisiones netas cero sobre la mesa”.

“Es genial; un anuncio muy audaz”, añade Vaibhav Chaturvedi.

 

Cómo seleccionar citas geniales

Aprender a reconocer qué partes de una entrevista pueden producir excelentes citas puede ayudar a que el proceso de redacción sea más eficiente. Estas son algunas de las cualidades de una gran cita para tener en cuenta: contienen información crítica, lenguaje vívido, ideas provocativas, opiniones sólidas o una perspectiva única. “La cita ideal es aquella que resuma, en un lenguaje claro, un punto significativo de la historia”, dice Witze.

Mientras realiza entrevistas, Sonali Prasad, periodista científica radicada en Nueva Delhi, está atenta a cualquier expresión fuerte de emoción. “Puedes ver a la persona abatida, emocionada o conmovida por la conversación”, dice. Cuando Prasad observa tales emociones, toma nota de la marca de tiempo en su grabadora para luego volver a su transcripción y buscar citas que valgan la pena. “Esto le da color a tu pieza”, dice.

Recuerda, no tienes que citar todas las fuentes con las que hablaste.

Si una fuente le da una respuesta que no es clara durante una entrevista, Prasad reformula su pregunta con la esperanza de obtener una respuesta más coherente de la que luego pueda usar citas directas. También le pide a quien entrevista que hable más lento, si es necesario.

Recuerda, no tienes que citar todas las fuentes con las que hablaste. Para elegir a la mejor persona para incluir, Witze se hace un par de preguntas: ¿Es una persona cuya voz no se ha escuchado hasta ahora? ¿Es la persona que tiene más conocimientos sobre el tema?

Witze también enfatiza que debes seleccionar citas que reflejen con precisión la totalidad de una entrevista. Los investigadores pueden desviarse en las entrevistas, tal vez hablando de cosas en las que no tienen experiencia o revelando algo que realmente no deberían, dice. Witze siempre tiene cuidado, por ejemplo, al citar a investigadores que se inician en su carrera y que podrían estar hablando de manera demasiado informal durante una entrevista. “Es muy fácil para los estudiantes de posgrado hablarme sobre las agencias de financiación”, dice Witze. Sin embargo, esto no implica que los periodistas deban citar solo fuentes que digan cosas que los harán lucir bien. Tampoco es responsabilidad de un periodista proteger la reputación de una fuente mientras está siendo entrevistado.

El número y la longitud de las citas que utilices dependerá del tipo y alcance de la historia. Para un reportaje, dice Akshat Rathi, reportero de Bloomberg News que vive en Londres, puede hablar con muchas fuentes y citar varias de ellas. Para las notas, terminará citando a menos personas. Pero no es necesario tratar las citas de manera diferente para las noticias y los reportajes. “Una cita es como la cereza del pastel: hace que la historia sea más interesante gracias a la voz y la experiencia de las personas”, dice Rathi.

 

¿Cuándo es mejor parafrasear?

No todas las citas directas encajarán perfectamente en tu artículo. Algunas citas pueden ser muy verbosas, largas o contener demasiado lenguaje técnico. Pueden ser gramaticalmente incorrectas o estar redactadas de manera torpe. O pueden ser simplemente aburridas o genéricas. Si este es el caso, una opción es parafrasear: poner una cita en diferentes palabras sin alterar el significado y aún atribuir la idea a su fuente.

Parafrasear también es útil para desglosar conceptos científicos complejos, lo que le permite agregar explicaciones o ejemplos cuando sea necesario.

Rathi dice que a menudo parafrasea las fuentes si citarlas directamente puede detener o ralentizar al lector. Pero normalmente, cuando lo hace, incluye una cita directa después del material parafraseado. “Mantener las comillas directas también muestra que has tenido la oportunidad de hablar con la fuente”, dice.

Parafrasear también es útil para desglosar conceptos científicos complejos, lo que le permite agregar explicaciones o ejemplos cuando sea necesario. En esos casos, dice Abigail Beall, editora de reportajes de New Scientist, “siempre es bueno volver atrás y preguntar: “¿Es esto correcto?”

Una situación en la que parafrasear realmente puede ayudar es cuando las fuentes hablan de números, datos o estadísticas. Para simplificar tu historia y evitar que baje el ritmo, puedes eliminar los detalles esenciales de los números de las citas directas, pero luego incluir una cita de quien entrevistaste discutiendo el significado de los números o reaccionando a ellos.

Hay ocasiones en las que es preferible evitar parafrasear, por ejemplo, al reportear sobre cuestiones legales. El uso de citas directas garantiza que reflejes con precisión lo que le dijo la fuente. “Te ofrece seguridad de alguna manera, como periodista, porque nadie puede sugerir que has cambiado lo que alguien ha dicho”, dice Fiona Broom, editora de reportajes e investigaciones de SciDev.Net.

 

¿Cuándo y cuánto editar las citas?

Hay muchas situaciones en las que podrías desear poder modificar una cita; a veces, las fuentes simplemente no se expresan con tanta claridad, elocuencia o concisión como quisiéramos. Pero la mayoría de las organizaciones de medios prohíben estrictamente cambiar las citas, por la sencilla razón de que el hecho de poner palabras entre comillas es, en efecto, una promesa a los lectores de que las palabras citadas realmente salieron de la boca de una persona. Algunos medios y agencias de comunicación hacen excepciones para hacer pequeñas correcciones gramaticales; otros, como The Associated Press, no hacen tales excepciones. Antes de cambiar algo de una cita, siempre consulta con tu editor, aconseja Witze, porque las publicaciones tienen diferentes políticas sobre si las citas pueden cambiarse y qué tanto. “Si entrego una historia y el editor cree que la cita debe modificarse un poco para que sea más legible, y si la publicación permite ese tipo de cambio, entonces esa es la única situación en la que cambiaría [una cita]”, dice.

Por muy cruciales que sean las citas en las historias científicas, extraer las aquellas que son buenas a partir de un reguero de notas de entrevistas puede ser abrumador y requiere de habilidades.

Cuando se enfrenta a citas que no son gramaticalmente correctas, puede resultar tentador hacer pequeñas correcciones en las citas. Pero eso puede sentar un precedente peligroso. En cambio, los editores de Undarksimplemente parafrasean, en lugar de reelaborar cualquier cosa entre comillas, dice Brooke Borel, una editora en esa revista. Ella agrega que es una buena práctica no eliminar palabras entre comillas, ni juntar oraciones que no se hayan dicho juntas. “Hay formas de parafrasear o indicar al lector lo que el hablante estaba tratando de transmitir”, explicó Borel en un correo electrónico.

Asimismo, Prasad dice que evita jugar con las comillas. “A veces, una simple reordenación de oraciones o palabras puede alterar el significado o el contexto”, dice.

Cuando utilices citas de una entrevista que se llevó a cabo en un idioma diferente al de tu artículo, es importante trabajar con un traductor profesional y considerar también utilizar un verificador que trabaje en ese idioma. Prasad hizo ambas cosas mientras hacía un documental en la costa oeste de la India, cuando entrevistó a pescadores en un idioma local que ella no hablaba.

Para representar diferentes dialectos, no parece haber una guía satisfactoria. Por un lado, deseas asegurarse de no crear involuntariamente una caricatura de una fuente escribiendo sus citas de una manera particular. Por otro lado, deseas que las fuentes suenen como ellas mismas, incluso en papel. “Creo que hay argumentos para preservar y no preservar el dialecto que tienen sentido, y que los editores y periodistas deben abordar esto con sensibilidad”, dice Borel.

Por muy cruciales que sean las citas en las historias científicas, extraer las aquellas que son buenas a partir de un reguero de notas de entrevistas puede ser abrumador y requiere de habilidades. Siempre ten en cuenta tres cosas: la claridad de la cita (¿es breve y comprensible?), el contenido de la cita (¿ilustra un punto importante que debe hacerse en la historia?) y la persona que proporciona la cita (¿está hablando de su área de especialización y es la persona correcta para señalar este punto en la historia?). Cuando se usan con sensibilidad y propósito, las citas son una herramienta poderosa. “No es suficiente usar una cita solo porque suena bien o porque la fuente dijo algo agradable”, dice Witze. “No metas una cita si no sirve para el propósito de tu historia”.

 

Vera Mbamalu

Abdullahi Tsanni

Abdullahi Tsanni es un periodista científico radicado en Abuja, Nigeria, y actualmente es becario de TON patrocinado por el Burroughs Wellcome Fund. Ha reporteado sobre temas de ciencia, salud, agricultura y biotecnología en Nigeria para publicaciones que incluyen NatureAllAfricaCornell Alliance for ScienceNigeria Health Watch African Newspage, entre otros. Es voluntario en la Science Communication Hub Nigeria y la African Science Literacy Network, y tiene una licenciatura en bioquímica. Síguelo en Twitter como @abdultsanni.

Comments are closed.