¿Hay aquí una historia? Cómo evaluar tus ideas antes de proponerlas

 

Este artículo se publicó originalmente en inglés en The Open Notebook el 1 de mayo de 2018. Este artículo fue traducido por Rodrigo Pérez Ortega y editado por Debbie Ponchner.

 

Cuando un periodista está al acecho de una nueva noticia o reportaje, cada detalle que relata un amigo, cada comunicado de prensa, cada aventura durante las vacaciones y cada noticia local extravagante puede parecer el comienzo de una gran idea para un trabajo periodístico. Pero la mayoría de los destellos de inspiración resultan ser solo eso: indicios transitorios. Solo unos pocos serán verdaderas joyas. Los freelancers más exitosos pueden examinar rápidamente sus ideas y ver si una idea merece existir como historia y qué tipo de artículo proponer. Esta evaluación suele ser un proceso intuitivo, perfeccionado a lo largo de años de práctica. Pero aprender a preguntar las interrogantes correctas sobre tus ideas puede ayudarte a acelerar la curva de aprendizaje.

El proceso siempre comienza con una chispa: algo parece interesante y quieres aprender más. “Interesante” puede abarcar muchas características. Francie Diep, que cubre temas científicos para Pacific Standard, dice que cuando escanea sus sitios marcados como favoritos busca algo nuevo, controvertido, relacionado con las noticias del momento o que aporte nueva evidencia a un debate que lo necesita —y las historias sobre animales bonitos o extraños también siempre son buenas—.

Meera Subramanian, una escritora y periodista freelance galardonada, dice que encuentra la mayoría de sus ideas mientras está reporteando otras asignaciones, al prestar atención a los momentos en que sus fuentes aportan ideas sorprendentes o su curiosidad es despertada por algo nuevo.

Pero aquello que nos resulta “interesante” no siempre es un filtro completamente confiable. “A veces piensas que has descubierto algo nuevo y parece fascinante; y luego, una vez que lo investigas, te das cuenta de que ya ha sido cubierto completamente, todos los demás lo saben, ¡esto era solo un dato nuevo para mí!”, dice Subramanian.

Jennifer Kahn, escritora colaboradora de The New York Times Magazine e instructora de la Escuela de Periodismo de Universidad de California en Berkeley, dice que los estudiantes a menudo forcejean con este problema: tratar de superar su propio interés inicial y pasar a evaluar si una idea será atractiva para otros.

“No es suficiente que algo sea sorprendente o interesante. Tienes que pensar por qué es interesante”, dice Kahn. “Lo primero, al menos con los estudiantes que ya llevaron clases de introducción y están llegando a clases más avanzadas, es que las personas se han topado con algo que aleatoriamente les resulta fascinante: ‘Dios mío, es una mezquita dirigida por mujeres’ o ‘Dios mío, el tipo que vende falafel es en realidad de Siria’, y sienten curiosidad por esto. Pero no se cuestionan qué es lo que realmente resulta tan interesante para ellos”.

Los escritores principiantes suelen ser capaces de identificar fácilmente temas o personas sobre las que quieren aprender más, pero a veces pueden quedarse atascados en la superficie: no saben cómo indagar para averiguar si hay preguntas fundamentales sobre ellos y cuyas respuestas serían de interés para mucha gente.

 

Para encontrar el alcance y el formato adecuados, reportea

Una vez que hayas determinado que algo es realmente interesante, y por qué, el siguiente paso es decidir a qué tipo de historia apunta esta interesante idea. ¿Es un reportaje de revista? ¿Es una noticia para web? ¿Es un perfil? ¿Una entrevista de preguntas y respuestas? ¿Una infografía? ¿O es algo más —o nada en absoluto—? Este momento de decisión es cuando a menudo es fundamental comenzar a reportear y obtener información de fuentes potenciales.

Cuando la ensayista, editora y escritora científica Jaime Green está tratando de decidir el alcance y el formato de una historia, le resulta importante hacer llamadas telefónicas desde el principio. Ella dice que todo se reduce a si hablar con un experto “abre más puertas o cierra las puertas que están abiertas”, dice. “Puedo hablar con alguien y decir: ‘Oh, está bien, genial, lo entiendo ahora’; o ¿surgen nuevas preguntas? ¿Hay más personas con las que quiero hablar?”

Si este pre-reporteo hace que la historia sea más pequeña en lugar de más grande, probablemente sea un indicio de que la idea puede no ser material para un reportaje. Pero eso no significa que no sea una historia. Algunas secciones breves en las primeras páginas de una revista pueden requerir que una idea pase la prueba de ser una combinación de interesante, sorprendente, nueva, importante y (según la revista) extravagante, pero no es necesario que sea compleja. Una noticia impresa o para la web debe ser nueva y significativa, pero el elemento humano no es esencial. Un ensayo requiere una pregunta que provoque la reflexión, cuya respuesta vendrá de las reflexiones del escritor en lugar de o además de su reporteo. Los perfiles de científicos exitosos generalmente requieren que la historia personal del sujeto sea tan interesante como su investigación.

 

Un diagrama de flujo para tomar de decisiones

Toda esta preparación y toma de decisiones puede ser emocionante —¡nunca se sabe cuándo estás en el camino correcto de tu próxima gran historia!—. Pero también es agotador y, para los freelancers, no remunerado. Desarrollar criterios para evaluar ideas puede hacer que el proceso sea un poco más eficiente y económico. Cada escritor eventualmente tendrá sus propias ideas sobre la mejor manera de hacer esto, pero aprender de la experiencia de otros puede ayudarte a comenzar. A continuación, presentamos un diagrama de flujo creado a partir de entrevistas con los escritores experimentados mencionados anteriormente, así como con otros periodistas que TON ha entrevistado previamente. El diagrama te guía a través de algunas de las preguntas que puedes hacerte la próxima vez que se active tu alerta de “interesante”.


(Da click en el diagrama para hacerlo más grande. Da click aquí para una versión para imprimir.)

 

Cortesía de Mallory Pickett

 

 


Mallory PickettCortesía de Mallory Pickett

Mallory Pickett

Mallory Pickett es corresponsal de medio ambiente para Lookout Santa Cruz. Previamente, ella cubría ciencia y medio ambiente como freelancer The New York Times Magazine, Wired, FiveThirtyEight y otras publicaciones. Síguela en Twitter como @MalloryLPickett.

Comments are closed.